HONDURAS RESISTE Y VENCE

LIBERTAD PARA AGUSTINA

domingo, 9 de agosto de 2009

Frente Nacional de Honduras analiza acciones de la resistencia

Tegucigalpa, 9 ago (PL) La resistencia antigolpista de Honduras analizará hoy sus acciones para restaurar el orden constitucional en vísperas de la llegada a la capital de una marcha nacional y una misión mediadora internacional.

El Frente Nacional contra el golpe de Estado convocó para esta tarde una nueva asamblea de las fuerzas populares con ese propósito en su esfuerzo por derrotar el golpe militar del 28 de junio último.

En el plano interno, miles de personas son esperadas el martes en Tegucigalpa y San Pedro Sula, 250 kilómetros al norte, en la Marcha Nacional de Resistencia Popular, iniciada el miércoles último.

La caminata, que partió desde comunidades de las cuatro regiones de la nación, extendió aún más el rechazo de la población al gobierno de facto, de acuerdo con las evaluaciones de los dirigentes del Frente.

El martes llegará también a Honduras una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) dentro de los esfuerzos de ese organismo para buscar una solución negociada a la crisis desatada por el golpe. El coordinador general del Frente, Juan Barahona, afirmó ayer durante un acto cultural de la resistencia que las organizaciones populares estarán atentas a las gestiones del organismo hemisférico.

Estaremos pendientes de la misión de cancilleres de la OEA, la que debe poner un plazo, un día y una hora, para que los golpistas abandonen el poder que han usurpado, expresó.

La OEA condenó el golpe militar de la madrugada del 28 de junio pasado y exigió la restitución incondicional del presidente depuesto, Manuel Zelaya, y posteriormente decidió suspender a Honduras de la organización.

Una mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, a solicitud de Estados Unidos, trató de lograr el regreso de Zelaya, pero le impuso severas condiciones como una amnistía a los golpistas y renunciar a impulsar una democracia participativa.

Esas gestiones fracasaron debido al rechazo del gobierno de facto de permitir la restitución del presidente constitucional, aún con las limitaciones para ejercer su cargo propuestas por Arias.

En tanto, los jefes de las fuerzas armadas y el presidente de facto, Roberto Micheletti, realizaron una ceremonia con un millar de reservistas del ejército en la casa de gobierno.

Según Micheletti, no es intención del régimen empuñar las armas contra los hondureños, sino tan solo quiere "medidas disuasivas para frenar la violencia".

No hay comentarios: