HONDURAS RESISTE Y VENCE

LIBERTAD PARA AGUSTINA

viernes, 7 de agosto de 2009

Declaraciones Mons. Darwin Andino...

sorprendentes, maquiavelicas y perversas declaraciones, dadas por este miembro de la jerarquia catolica hondureña...
Mons. Darwin Andino Obisbo Auxiliar de la Diocesis de Tegucigalpa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que O-bisco más Satanico, ese no celebra Misas sino Aquelarres, verguenza deberia darle atreverse a llamarse representante de Dios cuando su corazón solo despide miserias de las peores que puede tener un ser humano.

Honguito

Anónimo dijo...

Monseñor Andino es un personaje siniestro de la vida hondureña. Es un cínico y un manipulador cantinflesco. Inventa argumentos y tergiversa la evidencia que el mundo conoce. Sus palabras e imprudencia delatan a una persona acostumbrada a engañar e imponer su torcido (pero conveniente)sentido de la realidad y verdad a dóciles "ovejas", pero eso ya terminó. Este enviado de satanás distorsiona y miente descarada y premeditadamente. Si existe un infierno, estoy seguro que este desgraciado -que no parece un ser humano parido de mujer, sino defecado en una sacristía y alimentado por una oligarquía- arderá por toda la eternidad.
¡Dios te maldiga y que caigas en desgracia y humillación!

RBrokke

R. dijo...

Jerarquía de la Iglesia Católica de Honduras sigue graníticamente unida a los golpistas

Por: Mario Ardón Mejía

A 40 días de lucha y sufrimiento del pueblo hondureño en las calles de pueblos y ciudades y ante la despiadada represión del ejercito y de la policía, el señor sacerdote darwin andino segundo a bordo de la cúpula reaccionaria de la iglesia católica hondureña, se ha manifestado en los peores términos de irrespeto a la vida, al menospreciar las vidas de los hondureños que vienen siendo víctimas mortales de la represión militar y policial. Jamás, ni en los tiempos de los años ochentas tuvimos dentro de la iglesia católica una jerarquía tan irrespetuosa de la vida. Esto en vez de amedrentar al pueblo hondureño, mas bien, lo pone en predisposición de la peligrosidad de una jerarquía eclesiástica partidaria de la represión y del uso de armas mortales contra el propio pueblo del que se manifiestan ser luz y guía, pero con estas actitudes y declaraciones, este pueblo preferirá caminar fuera de la fé profesada por estos farsantes de la divinidad.

A estas alturas el Pueblo Hondureño ya se ha enterado de sus verdaderos enemigos (sacerdotes y jerarcas de la iglesia católica y evangélica, militares y policías golpistas, empresarios de familias de ascendencia extrajera que con su apoyo y financiamiento del golpe, quisieron hacer de nuestro país una propiedad solo de ellos). Con ello también se están llevando de encuentro la profunda y manifiesta voluntad histórica de los hondureños de construir una patria común para todos y no para unos pocos que siempre han desestimado y subestimado a un pueblo noble y generoso.

R. dijo...

Jerarquía de la Iglesia Católica de Honduras sigue graníticamente unida a los golpistas

Por: Mario Ardón Mejía

A 40 días de lucha y sufrimiento del pueblo hondureño en las calles de pueblos y ciudades y ante la despiadada represión del ejercito y de la policía, el señor sacerdote darwin andino segundo a bordo de la cúpula reaccionaria de la iglesia católica hondureña, se ha manifestado en los peores términos de irrespeto a la vida, al menospreciar las vidas de los hondureños que vienen siendo víctimas mortales de la represión militar y policial. Jamás, ni en los tiempos de los años ochentas tuvimos dentro de la iglesia católica una jerarquía tan irrespetuosa de la vida. Esto en vez de amedrentar al pueblo hondureño, mas bien, lo pone en predisposición de la peligrosidad de una jerarquía eclesiástica partidaria de la represión y del uso de armas mortales contra el propio pueblo del que se manifiestan ser luz y guía, pero con estas actitudes y declaraciones, este pueblo preferirá caminar fuera de la fé profesada por estos farsantes de la divinidad.

A estas alturas el Pueblo Hondureño ya se ha enterado de sus verdaderos enemigos (sacerdotes y jerarcas de la iglesia católica y evangélica, militares y policías golpistas, empresarios de familias de ascendencia extrajera que con su apoyo y financiamiento del golpe, quisieron hacer de nuestro país una propiedad solo de ellos). Con ello también se están llevando de encuentro la profunda y manifiesta voluntad histórica de los hondureños de construir una patria común para todos y no para unos pocos que siempre han desestimado y subestimado a un pueblo noble y generoso.