HONDURAS RESISTE Y VENCE

LIBERTAD PARA AGUSTINA

viernes, 17 de julio de 2009

Ultimo escrito del compañero Roger Ivan Bados



Las posibilidades reales para la realización práctica y concreta de cualquier proyecto de transformación, necesariamente tiene que pasar por procesos educativos de carácter popular.

Reconocemos que la educación popular es uno de los pilares estratégicos, para el logro de la lucha o acción cualitativa de nuestro proyecto revolucionario-socialista. No podemos olvidarnos que cuando hablamos de construir un proceso revolucio- nario, se trata de partir de lo pequeño hacia lo grande, de lo simple a lo complejo.

En consecuencia, estamos conscientes que por su carácter dialectico, la educación popular nos garantiza una fluida y permanente producción de ciencia y conocimientos de absoluta calidad que impactan o afectan positivamente la vida social, política, cultural y ambiental de los pueblos y el país que deseamos tener en el marco de nuestros sueños y afanes por la construcción de un mundo deseable, posible y amigable con la humanidad.

En educación popular no existen profesores ni catedráticos, ni ciencias o conocimientos acabados, absolutos, todos aprendemos de todos, somos seres inacabados que necesitamos permanentemente educarnos, formarnos, partimos del conocimiento empírico que tenemos de la experiencia cotidiana, de la realidad y entorno en que se desata la vida y a partir de allí, elaboramos nuestros saberes, teorías, métodos y leyes dialécticas pedagógicas.

Reflexionamos y teorizamos sobre dicha experiencia, criticamos, cuestionamos las causas de la realidad, proponemos y asumimos compromisos concretos para regresar a una práctica mejorada en la que nuestros esfuerzos están dirigidos al logro de la más amplia participación popular para transformar esa realidad indeseada.
La práctica de métodos y estilos de trabajos coherentes y consecuentes con las necesidades de la luchas populares y revolucionarias; la creatividad, la acción colectiva, la solidaridad, y el patriotismo, son valores que nos permiten articular todas las condiciones que garanticen la viabilidad y objetividad del proceso de construcción de nuestro proyecto revolucionario.

Es por medio de la metodología de la educación popular que garantizamos fortalecer a los movimientos populares con herramientas técnicas, y pedagógicas de los activistas que tienen la responsabilidad de conducir la lucha de sus organizaciones que aspiran a cimentar una nueva sociedad; justa, solidaria, responsable de su destino y comprometida con las nuevas generaciones.

La educación popular no es un acto aislado, marginal, un parche o un asunto intrascendente. La Educación Popular como decimos al comienzo es la base fundamental del desarrollo cualitativo y cuantitativo de los sujetos y la lucha revolucionaria, en otras palabras, se trata de un proceso que nos conduce potencialmente a la conquista de nuestros sueños y a ver nuestras verdes esperanzas en Realidades “Rojinegras”.

Estos fundamentos constituyen la esencia del proyecto de Educación Popular que como espacio de reflexión, educación y acción ha sido asumido al interior de la la Escuela Metodologica Nacional EMN, de la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular (CNRP).

Roger Bados